El Martirio o aflicción de la pintura.

Un caballete se convierte en diana, blanco de unos dardos negros cargados de voluptuosidad carnal al traspasar la madera. Dardos negros que pintan el (no) lugar de la pintura, en nuestro tiempo, como sustento de la imagen.

Anuncios